15 sept. 2010

Oido musical

Priego de Córdoba. Agosto. Una del mediodia, calor sofocante.

Nos dirigíamos a la iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno. El silencio era casi tan sofocante como el calor, ni siquiera las cigarras tenían el ánimo de cantar. Al girar por una esquina, escuchamos que alguien estudiaba música, concretamente, tocaba el piano. La persona en cuestión, tocaba suavemente una melodia que repetía una y otra vez, y rompía de una manera casi mágica el silencio que reinaba en aquel lugar.

Justo en ese momento, Cristina se me acerca y me dice: "Mamá, has visto que bien toca la guitarra?"

"Si cariño, en cuanto llegues a casa te limpio los oídos."

1 comentario:

DAVID dijo...

DOY FE

EL SUFRIDO MARIDO