9 may. 2011

Mecánica de fluidos: deportes

Este fin de semana ha estado bastante completo en lo que a deportes se refiere. La verdad es que a mi no me desagradan los eventos deportivos, así que los miro.

En lo que me he fijado es que mientras que en tenis y formula 1 los deportistas no pierden la compostura, los señores futbolistas, a partir del minuto uno la saliva les molesta en la boca, y no paran de escupir. No me imagino a Fernando Alonso escupiendo y dejando que su esputo vuele a doscientos y pico por hora y que se estrelle en el casco de Hamilton, jajajaaa. Tampoco he visto escupitajos en la tierra batida del Open de Madrid, que se ha celebrado este fin de semana. Os imaginais a Nadal escupiendo y poniéndose bien la goma del calzoncillo? Pues laverdad es que si eso lo ves por la calle, casi que cambias de acera. Por cierto: señores fabricantes de Calzoncillos, tengan piedad de ese hombre e inventen algo, que en cada pelota que saca se recoloca los gayumbos.

Así que en el futbol, cuando el arbitro pita el inicio del partido, se monta la de san Qunitin. Lapo por aquí, pollo por allà... vamos, que yo prohibiria la emision de partidos a la hora de la cena. No hace mucho, me tuve que ir, porque tenia el estómago revuelto. Hay forofos de algun equipo, que les gustaría pisar el cesped de su equipo. Yo tan solo les aconsejo que se vayan con botas de agua.

Me gustaria que alguien me explicara ese tipo de costumbre, y no me vale que están hacie do un esfuerzo titánico, porque un partido de tenis dura más de dos horitas y sudan como pollos, acaban reventados y no lo hacen. Además, los entrenadores tambien de han sumado a esta práctica y ellos no creo que se cansen mucho.

Bueno, ahí os dejo mi reflexión. Espero no haberos asqueado mucho, pero tenía un a duda que no quería dejarme dentro: ¿POR QUÉ?

No hay comentarios: